La fuerza muscular del niño a los 4 años está relacionada con los niveles de vitamina D que tenía la madre al final del embarazo

Un estudio de la Universidad de Southhampton del Reino Unido, publicado el mes pasado en la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, realizado en 678 embarazadas y sus hijos, encuentra que hay una relación directa entre la fuerza muscular de los niños y los niveles de vitamina D que tenía la madre al final del embarazo.

Los niveles de vitamina D se midieron en las madres al final de su embarazo. Cuando los niños llegaron a los 4 años se midió su fuerza muscular. Los niños de las madres que tenían niveles bajos de vitamina D eran más débiles muscularmente. En cambio, los hijos de las madres con niveles normales o altos de vitamina D tenían significativamente más fuerza muscular.

La debilidad muscular en el niño se cree que puede estar relacionada con problemas posteriores en el desarrollo y en la vida adulta como la tendencia a caídas, fracturas y diabetes.

La vitamina D no se debe tomar sin control ya que dosis demasiado altas pueden resultar tóxicas y pueden producir malformaciones.

Por ese motivo, desde hace tiempo, hemos incorporado el control de la vitamina D en nuestras embarazadas y mediante dieta, el sol y en última instancia suplementos vitamínicos procuramos que tengan unos niveles convenientes para mejorar su salud y la de su hijo.