El aborto lega fue subiendo en Cataluña después de la despenalización de 1985, hasta llegar a un máximo de 26.932 casos el año 2009. Desde entonces ha bajado hasta 21.956 casos el 2012. Esto supone una disminución del 18%.

El número de mujeres que no eran residentes y venían a abortar a Cataluña, también subió con los años, llegando a un máximo el año 2008 con 1.928 mujeres. Desde ese momento el número de mujeres que abortan en centros catalanes pero no residen en el país ha bajado a un mínimo de 1.140 en el 2011. Esto supone una disminución de un 41%.

La entrada en vigor de la ley de finales de 2010, no ha supuesto ningún aumento del número de abortos. Al contrario, éstos han disminuido.

Más del 80% de los abortos con embriones o fetos normales tienen lugar antes de las 9 semanas. Con la ley actual, hay suficiente con la decisión libre de la mujer para autorizar estos abortos. Antes de la ley de 2010, se realizaban los mismos abortos o más, muchas veces en semanas más avanzadas del embarazo, y se sustituía lo que era una decisión de la mujer por un dictamen médico, en que se aplicaba el eufemismo de “peligro psíquico para la salud de la mujer” para justificar el aborto.

El descontrol anterior al 2010 va provocar denuncies de que s’havien matat fetus normals en etapes avançades de l’embaràs, fetus que ja estaven en condicions de viure per si mateixos fora de la mare. Un exemple de laxitud i hipocresia en aquest període és que un nombre significatiu de dones de països que tenen lleis amb terminis molt més avançats venien a avortar a Barcelona. Des de que es van denunciar aquests casos i amb la regularització del 2010, ha disminuït molt aquest turisme de venir a avortar a Catalunya.

Les lleis objectives i realistes resulten en la pràctica més restrictives que el descontrol i les lleis basades en la hipocresia.

avo3

 

avo

avo2

 Us adjuntem també el registre complet de dades sobre la interrupció de l’embaràs a Catalunya i Espanya durant l’any 2012.